"Lo que más echaba de menos era tener un buzón"

El artista Emilio Benallas es uno de los beneficiarios del programa de inclusión social para personas sin hogar del Principado y el Ayuntamiento de Siero.

Tras doce años sin hogar, el artista Emilio Benallas tiene por fin su propio piso. Gracias al programa de inclusión social 'Housing First', el ovetense recogió ayer por la mañana las llaves de su vivienda en la zona de El Resbalón, en Lugones, de manos de la consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez. El programa está impulsado por el Principado y el Ayuntamiento de Siero.

A sus 50 años y con una hija mayor de edad, y tras veinte trabajando en la construcción «doce horas al día», siente que puede volver a ser él mismo. Lo que más echaba de menos es el buzón: «Ahora sé que es mío», dijo ilusionado. El pasado lunes, sabiendo que ya tendría un hogar, se fue a la plaza del Ayuntamiento ovetense con un cuadro y un cartel anunciando su vuelta el primero de septiembre para una rifa de sus propias obras.

Criado en una pequeña localidad de Mieres, el artista y escritor de un libro -y con otro en camino- pasó por Proyecto Hombre a finales de la década de los noventa y también estuvo en la cárcel nueve meses. «Por rebeldía, me negué a pagar 170 euros, era injusto» contó. Ahora sobrevive gracias al salario que le quedó tras salir de la penitenciaría, así que «casi» considera que le hicieron «un favor». «Algunos me dicen que a lo mejor lo merecía, pero eso no lo sabe nadie», comentó Benallas, cuyo «motor de vida» son su hija y su arte. También tiene un perro que espera que sea muy feliz paseando por La Cebera.

«Solidaridad, no caridad»

Con tantos años en la calle, Benallas sabe muy bien lo que es la pobreza y la exclusión social, por lo que también realiza todo el activismo que está en sus manos: «Necesitamos solidaridad, no caridad. Necesitamos herramientas para salir adelante, tienen que entender que se están equivocando», sentenció. La clave, resaltó, está en proporcionar «objetivos y motivaciones» a aquellos que no tienen nada más.

Los prejuicios hacia los sin techo siguen siendo uno de los principales problemas del colectivo, que cuando se apagan las luces «están solos». Razón por la que agradece que el Ayuntamiento busque soluciones para terminar con esa marginalidad, a través de ese tipo de iniciativas. «No bebo, no tomo pastillas... tomo un café o dos al día y fumo tabaco, la gente ¿qué cree que hacemos? Lo que pasa es que tengo un salario de 400 euros, un perro y una hija», dijo.

Dos viviendas entregadas

Ayer se entregaron dos pisos de Vipasa, que gestiona la Fundación Albéniz a través de un convenio con el Principado. Los inquilinos tan solo deben pagar el 30% del alquiler. En el acto estuvieron también el director general de Vivienda, Fermín Bravo, y la gerente de Vipasa, María Montes. Del Ayuntamiento de Siero asistieron el alcalde, Ángel García, y las concejalas de Mercedes Pérez y Aida Nuño. También estuvo la edil ovetense Leticia González. Benallas se mostró muy agradecido con todos ellos: «Esta gente es maravillosa, necesitamos más gente así».

Fuente -elcomercio.es-

Enlace a publicación en -elcomercio.es-

Enlace a publicación en -rtpa.es- 

Referencias de actualidad

  • C/Jesús Sáenz de Miera, s/n, bajo, 33011 – Oviedo, Asturias
  • Lunes a Viernes de 9:00h a 14:00 h.